miércoles, 13 de julio de 2016

Proyeccciones Cartográficas. Repaso Final

Aquí os dejo un par de vídeos sobre las proyecciones cartográficas. Espero que al menos se os quede claro que son y cómo se hacen.


Resumen geográfico Región de Murcia.



UBICACIÓN
Situada en el vértice suroriental de la Península Ibérica, entre la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha, la Región de Murcia se extiende por un territorio de 11.317 km2 (el 2,2% de la superficie total de España), lindando al Norte con la provincia de Albacete; al Este con la provincia de Alicante; al Oeste con las provincias de Granada, Albacete y Almería y al Sur-Sureste con el Mar Mediterráneo.

Si tenemos en cuenta su superficie, la Región de Murcia ocupa el noveno lugar entre las Comunidades Autónomas del territorio español.

La Región de Murcia se ubica en pleno centro del Arco Mediterráneo peninsular, entre los 38º 45' y 37º 23' de latitud Norte y 1º 20' y 3º 03' de longitud. Este tomando como referencia el meridiano de Madrid.




GEOGRAFÍA
El espacio geográfico de la Región de Murcia se define por sus múltiples contrastes: tierras de secano y de regadío, llanuras y zonas montañosas, litoral e interior, viñas y mesetas, resultado, sin duda, de su condición de zona de transición entre la submeseta norte y el sistema subbético. Morfológicamente, el relieve del territorio regional se enmarca dentro del dominio de las Cordilleras Béticas y presenta una alternancia entre sectores montañosos, valles y depresiones, creando, en espacios reducidos, altos contrastes de altura. De su superficie total, la mayor parte se halla entre los 200 y 600 metros de altitud (un 45%). Un 23% del territorio se distribuye por debajo de los 200 metros de altitud y el 32% restante supera los 600 metros.

De la orografía regional conviene mencionar su punto más alto, situado en el macizo de Revolcadores (2.027 metros), así como las pobladas sierras ubicadas en el Noroeste y centro, tales como El Carche, Sierra Espuña, La Pila o Ricote, que constituyen la principal masa arbórea de la Región, con vastas extensiones de pino carrasco. También es digno de mención el nordeste murciano, por donde se extiende la comarca del Altiplano (Jumilla y Yecla): una extensa planicie poblada de viñas que dan como fruto magníficos caldos propios de la comarca. En su camino hacia el sur, la orografía de la región alterna cordilleras prelitorales y depresiones, por donde circulan los ríos Guadalentín y Segura, con fecundas huertas y amplias llanuras litorales de esplendor agrícola, las cuales presentan su mayor amplitud en el Campo de Cartagena.

Respecto de su costa, conocida con el nombre de Costa Cálida, el litoral de la Región de Murcia ofrece algo más de 170 kilómetros, donde se alternan pequeñas playas y calas con zonas rocosas y de escarpados acantilados. Como accidente geografico natural destaca La Manga, un cordón litoral que cierra la laguna del Mar Menor y lo separa del Mar Mediterráneo, únicamente comunicados por canales o golas.

La Costa Cálida ofrece playas de aguas bravas y calas de plácidas y serenas aguas. Dunas, playas, salinas, humedales... la franja litoral de la Región de Murcia reúne un buen número de zonas de indudable interés medioambiental, no en vano muchas de ellas pertenecen a la red de Espacios Naturales Protegidos de la región. Lugares donde poder encontrar, aún en nuestros días, especies de flora y fauna autóctonas como la sabina mora, variedad de árbol autóctono, o el fartet, un diminuto e insólito pez, único en su género.

CLIMA
La Región de Murcia presenta las características propias del clima mediterráneo subtropical semiárido. Estas condiciones climáticas se concretan en una temperatura media anual de 19ºC, con veranos calurosos e inviernos suaves (11ºC de temperatura media en los meses de enero y diciembre y 27ºC en los meses de julio y agosto).

En la Región de Murcia las horas de sol al año suponen aproximadamente 3.000.

En general, las precipitaciones son escasas (aproximadamente 300-350 mm/año) en todo el territorio regional, si bien es un fenómeno frecuente la concentración de lluvias en periodos como la primavera (abril) o el otoño (octubre), siendo el verano una estación eminentemente seca.

La Región de Murcia se caracteriza por ciertas diferencias climáticas que pueden hacer oscilar los valores reseñados anteriormente. Como causas de esta disparidad podemos hablar de la orientación y exposición a los vientos dominantes, distancia con respecto al mar o la propia configuración del relieve.

Ello hace que las diferencias térmicas entre el litoral y el interior sean mucho más acusadas en invierno. En el litoral no suelen descender de 10ºC, mientras que en las comarcas interiores de mayor altitud no se exceden los 6ºC. En estas comarcas se localiza la mayor densidad de lluvia, con 600 mm de promedio anual.

POBLACIÓN
Según los datos del último censo, de fecha 1 de enero de 2011, la Región de Murcia cuenta con una población de derecho de 1.470.069 habitantes. Si analizamos el desarrollo demográfico del territorio, podemos comprobar cómo el incremento de población ha sido una constante en todas las décadas del siglo XX, si bien es a partir del año 1976 cuando la Región de Murcia empieza a registrar un aumento por encima de la media nacional, debido sobre todo a la inversión de las tendencias migratorias que hasta ese momento habían convertido a Murcia en lugar de salida de población que buscaba oportunidades en otras regiones e incluso en el extranjero.

Entre los años 1991 y 2001, la variación de la población se establece en un 13,8% frente a la media de crecimiento nacional que queda establecida en un 5,8%, según los datos del Ministerio de Administraciones Públicas.

En la actualidad, la densidad de población es de 129,9 habitantes por kilómetro cuadrado, situándose la media nacional en 93,3. La Región de Murcia se ha convertido en una zona receptora de población, el número de inmigrantes recibidos ha sido mayor que el número de emigrantes. El intercambio interprovincial se produce entre Murcia y Alicante, Madrid, Albacete, Barcelona, Valencia y Almería.

También es destacable reseñar el importante aumento de población extranjera de la tercera edad que han elegido la Región de Murcia como un lugar idóneo donde disfrutar de su retiro en un entorno privilegiado y de clima benigno.

sábado, 9 de julio de 2016

.Texto: SIERRA MORENA Y LA CAMPIÑA ANDALUZA



SIERRA MORENA Y LA CAMPIÑA ANDALUZA
El viajero poco advertido que desde Madrid se dirige hacia Andalucía, después de atravesar la llanura manchega, se encuentra en Despeñaperros, en el corazón de Sierra Morena, apenas sin darse cuenta de que acaba de traspasar el reborde de la Meseta; pero, al llegar a la depresión del Guadalquivir y volver la vista atrás, observa con sorpresa que ha dejado a su espalda un gigantesco escalón casi rectilíneo formado por relieves sombríos que se elevan a más de 1 000 m sobre las tierras de vivas tonalidades abigarradas del valle del Guadalquivir. El contraste del paisaje es brutal entre la serranía “morena”, tanto por el roquedo como por su vegetación de matorrales espesos de jaras, lentiscos y carrascas, pobre y casi despoblada, y la fértil campiña andaluza, que se ofrece a sus pies como tierra de promisión, con sus suaves lomas rayadas de olivar y olivar…
Elaborado a partir de: Terán, M. y otros: Geografía General de España. Ariel, Barcelona, 1986, p. 71).

sábado, 4 de junio de 2016

El Valle del Guadalquivir.

Valle del Guadalquivir:

Es una típica fosa alpina que, ocupada por el mar durante mucho tiempo, se fue colmatando con materiales terciarios y cuaternarios.


 La DEPRESIÓN DEL GUADALQUIVIR es una llanura triangular de 350 Km de longitud delimitada por Sierra Morena y la Cordillera Subbética, abierta suavemente al Atlántico, la mayor parte de ella se sitúa por debajo de los 250 m. de altitud (aunque supera los 800 en Úbeda). Está drenada por el río Guadalquivir cuyo recorrido se ve bordeado por terrazas fluviales.

En un primer momento estuvo ocupada por agua de mar, posteriormente se transformó en un lago litoral que se fue colmatando con el tiempo. Cerca del mar, la colmatación no es completa todavía como lo demuestra el paisaje de marismas.
La depresión del Guadalquivir es una amplia llanura triangular limitada al Norte por Sierra Morena, al Sur y al Este por las cordilleras Béticas, al Oeste queda abierta hacia el Atlántico, donde desemboca el Guadalquivir. Se encuentran aquí las feraces tierras de las vegas altas, en el curso alto, las campiñas, mediado el recorrido del Guadalquivir y, próximo a la desembocadura, las marismas.

La depresión se hundió durante el plegamiento alpino a la vez que se levantaban las Cordilleras Béticas. Posteriormente se rellenó con sedimentos terciarios, mayoritariamente de origen marino.
En la Depresión se pueden distinguir dos sectores:
o          Desde la Sierra de Cazorla hasta Sevilla. Predominan las campiñas que son paisajes de formas suavemente onduladas, excelentes para la agricultura. En la Depresión destacan algunas elevaciones: las lomas (elevación de bloques terciarios delimitados por valles fluviales; por ejemplo, la de Ubeda que es una gran plataforma ligeramente basculada) y los alcores (que son cerros testigos compuestos por materiales calizos más resistentes a la erosión; principalmente entre Carmona y Sevilla).
· Desde Sevilla al mar. Es un área  de marisma: Las Marismas del Guadalquivir. Aquí se ubica el Parque Nacional de Doñana. Un cordón de dunas arenosas cierra la Depresión al mar. Predominan los sedimentos finos de origen marino. En época romana toda la zona estaba cubierta por el agua, formando lo que llamaron el Lacus Ligustinus.

VER VÍDEO EXPLICATIVO



viernes, 3 de junio de 2016

Modelado Kárstico.- Ejemplo: El Torcal de Antequera. Málaga.

Aquí os dejo un vídeo muy didáctico sobre el modelado Kárstico a partir del Torcal de Antequera.

Ver Vídeo;




Tasa de población Activa



TASA DE ACTIVIDAD 1900-2008 POR SEXOS.

La prácticas a comentar es una tabla estadística sobre la evolución de la tasa de actividad en España. Se trata de  una serie estadística que muestra la evolución de la tasa de actividad en España en general, y para los hombres y mujeres, entre 1900 y 2008. Antes de analizarla conviene precisar qué es la tasa de actividad. La tasa de actividad es el porcentaje de personas de 16 años y más que suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios o están disponibles y hacen gestiones para incorporarse a esta producción.
Para su comentario analizaré primero la evolución general de la tasa de actividad y luego estableceré puntualizaciones en su evolución por sexos....

A) La evolución general de la tasa de actividad permite diferenciar estas etapas:

– Entre principios del siglo XX y la década de 1990 la tasa de actividad descendió, debido a la emigración y al aumento de la tasa de dependencia. La emigración al exterior afectó a la tasa de actividad masculina y la emigración interior redujo inicialmente la tasa de actividad femenina, pues la mayoría de las mujeres que trabajaban en el campo no se incorporaron al mundo laboral en los nuevos destinos. El aumento de la tasa de dependencia de los jóvenes se ha debido al retraso hasta los 16 años de la edad mínima legal para trabajar y a la prolongación de la escolaridad obligatoria; y el aumento de la tasa de dependencia de los ancianos ha estado causado por la generalización de la jubilación pagada y por las prejubilaciones, que adelantan la salida del mundo laboral.
- Desde 1991 la tasa de actividad ha experimentado un fuerte crecimiento por varias razones.
- Se implantó un nuevo sistema de elaboración de la Encuesta de Población Activa -EPA desde 1987, que amplía la población activa. 
- Las mujeres continúan incorporándose al mercado laboral.
- La prosperidad económica, tras la superación de la crisis de 1990-1995, anima a los activos “ocultos” a incorporarse al mercado laboral ante la expectativa de encontrar empleo. 
- La inmigración ha incrementado la población activa, a pesar de que desde 2002 aumenta la población inactiva por razones estadísticas (consideración como inactivos de los parados que no cumplen los nuevos criterios de paro).

B) La evolución de la tasa de actividad por sexos presenta algunas diferencias:
La tasa de actividad masculina descendió hasta 1996, debido a la emigración, las jubilaciones anticipadas causadas por la crisis económica de 1975 y a la reconversión industrial, y la crisis de 1990-1995, que desanimó a muchas personas a buscar empleo, ante las elevadas cifras de paro. Desde 1996 la tasa se recupera, ante la prosperidad económica y el crecimiento de la inmigración.
– La tasa de actividad femenina, partiendo de cifras bajas y de descensos durante las épocas más intensas del éxodo rural, aumenta desde la década de 1970. Este hecho se ha visto facilitado por motivos ideológicos (cambio de mentalidad sobre su papel en la sociedad), demográficos (control de la natalidad) y económicos (crecimiento del empleo en el sector terciario y necesidad familiar de un segundo salario).
A modo de conclusión decir que la evolución de la tasa de actividad de la población española es un reflejo de la evolución demográfica del país, ya que depende de la población en edad laboral, pero también de la evolución económica del país, pues la llegada y salida de emigrantes, provoca incrementos o disminuciones en la misma. De tal forma que la tasa actual, tras la crisis del 2008,  está condicionada por la actual pérdida de población activa por el regreso de emigrantes a sus países de origen, así como de españoles al extranjero.